Certificaciones de gestión forestal: Comprender el papel de las auditorías y los organismos de certificación

Gestión forestal

A medida que el sector financiero, los especificadores gubernamentales y los líderes de la sostenibilidad corporativa siguen poniendo el foco en los informes y las calificaciones medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG), las organizaciones que parecen obtener una alta puntuación son recompensadas, mientras que las que no cumplen con las normas son rechazadas. Mientras tanto, las noticias diarias siguen filtrándose a través de los canales principales sobre las grietas en el sistema de ASG. Un ejemplo: un reciente artículo de Bloomberg destacaba una empresa mundial con una puntuación excepcional en materia de ASG que reconocía haber ocultado el hecho de que está destruyendo bosques y violando los derechos de los pueblos indígenas que viven en los alrededores.

Las noticias sobre este tipo de lavado verde y encubrimiento ayudan a alimentar un creciente movimiento contra la deforestación, que sigue cobrando fuerza a medida que se destruyen miles de hectáreas de bosques en todo el mundo en nombre del "progreso". Mientras tanto, los impactos resultantes sobre la biodiversidad, las cuencas hidrográficas, los pueblos indígenas y el cambio climático siguen aumentando.

A veces, los organismos de certificación (OC) y los auditores independientes se ven envueltos en este tipo de historias, etiquetados como co-conspiradores en el movimiento global de deforestación. Esta táctica puede ser vistosa y "pegajosa" desde el punto de vista de los medios sociales o de las noticias, pero está claramente fuera de lugar. Los certificadores de tercera parte, que deben someterse a una rigurosa acreditación para garantizar la imparcialidad y la competencia profesional, son parte activa de la solución para evitar la deforestación. No tiene mucho sentido atacar a las mismas organizaciones que trabajan para confirmar las prácticas de gestión forestal responsable que siguen normas y procedimientos rigurosos y establecidos, incluida la solicitud y consideración de perspectivas y pruebas de múltiples partes interesadas.

El nexo entre las normas de certificación y las partes interesadas

Las certificaciones de gestión forestal existen desde hace más de veinticinco años. En la actualidad, los propietarios de bosques pueden optar por obtener la certificación de una amplia gama de normas de gestión forestal responsable, desde Forest Stewardship Council® (FSC®) (reconocido a nivel mundial) a normas nacionales como la Sustainable Forestry Initiative® (SFI®) para Norteamérica y Madera Responsable para Australia y Nueva Zelanda, que están avaladas por la organización mundial Programa para el Reconocimiento de la Certificación Forestal (PEFC). También hay una variedad de normas centradas en la prevención de la deforestación no sólo en los bosques naturales y las plantaciones, sino también en relación con la agricultura, la expansión y otras conversiones de tierras. (Véase el artículo de nuestro blog "El papel de las certificaciones de sostenibilidad en la mitigación de la deforestación", del 17 de noviembre). En prácticamente todos estos casos, las partes interesadas desempeñaron un papel fundamental en la creación de estas normas a través de un proceso de consenso entre múltiples partes interesadas.

Todas estas normas incluyen disposiciones para involucrar a una amplia gama de partes interesadas externas que están interesadas en opinar sobre estas certificaciones, aportando puntos de vista complementarios o diferentes, y ayudando a mantener el proceso de certificación creíble y justo. Entre las partes interesadas se encuentran individuos y grupos como organizaciones medioambientales y comunidades locales, propietarios de tierras, gobiernos, etc. Invariablemente, surgen tensiones basadas en diferentes puntos de vista, y parte de la tarea del organismo de certificación durante las auditorías es separar estas cuestiones basándose en las pruebas presentadas.

¿Cuál es el papel de los organismos de certificación y los auditores de la gestión forestal?

Como organismo de auditoría y certificación de tercera parte, nuestra función es auditar y evaluar la conformidad con el sistema de certificación concreto elegido por la organización que desea certificarse. Realizamos la auditoría de acuerdo con los requisitos de ese sistema, que a menudo se encuentran en normas adaptadas a nivel nacional. Aunque algunos requisitos de una norma concreta pueden tener más peso que otros, auditamos en el contexto de cómo se especifica cada indicador concreto.

Cuando nuestro equipo emprende una auditoría, intentamos reunir pruebas de esos requisitos (también denominados "indicadores") mediante la revisión de documentos, la observación sobre el terreno y las entrevistas con el personal de la organización, los contratistas y las partes interesadas externas. A veces los indicadores no especifican qué tipos de pruebas son aceptables, por lo que nos basamos en una combinación de tipos de pruebas para evaluar la conformidad con un requisito específico. Si un indicador especifica que tiene que ser "verificado sobre el terreno" (por ejemplo, "las mejores prácticas de gestión se aplican sobre el terreno"), entonces buscamos principalmente pruebas sobre el terreno. En otros casos, no estamos necesariamente limitados en los tipos de pruebas que podemos utilizar. Por ejemplo, podríamos examinar los factores que podrían afectar a ese indicador, como determinar si la organización cuenta con un sistema de seguimiento para revisar periódicamente los sistemas de carreteras. Esto nos permite detectar las áreas que necesitan atención, y eso puede informar sobre los tipos de pruebas que finalmente recogemos para evaluar la conformidad. Es especialmente importante que, dado que un OC sólo está en el campo durante un corto periodo de tiempo, tengamos que reunir varios tipos de pruebas. A continuación, triangulamos esas pruebas para no depender de una sola fuente a la hora de evaluar la conformidad de la organización con los indicadores específicos de la norma.

En resumen, las EC son terceras partes neutrales. No tenemos ningún interés o agenda en relación con el bosque o el entorno en sí. El hecho de que el titular del certificado sea una organización privada, una entidad gubernamental o una ONG no influye en nuestra función, que consiste simplemente en auditar según una norma de certificación. Todo lo que no sea eso no es de nuestra competencia.

BosqueBlog_img2

La cuestión de la "credibilidad"

Los auditores externos deben ser pagados para realizar sus servicios, al igual que los contables deben ser pagados para realizar exámenes independientes. Esto lleva a veces a cuestionar la credibilidad de una EC y de las conclusiones de sus auditores. ¿Qué quiere decir, según el argumento, que no se trata sólo de marcar casillas y ganar dinero?

La primera y más obvia respuesta a esta pregunta es que se nos exige someternos a acreditaciones rutinarias para realizar nuestro trabajo, que implican revisiones detalladas de la documentación, auditorías en la sombra, entrevistas y otras comprobaciones de nuestro sistema. Organismos de acreditación muy respetados, como ANAB y ASI, se aseguran de que nuestras auditorías sean totalmente absolutas y se ajusten a las normas. Esta responsabilidad evita que los organismos de certificación eludan las normas simplemente entregando certificados sin fundamento o desviándose de las normas, ya que tales acciones serían descubiertas por nuestros propios organismos de acreditación, lo que podría dar lugar a nuestra propia pérdida de acreditación de auditoría. Como parte de este sistema de controles y equilibrios dentro de la industria, los organismos de acreditación a menudo realizan una auditoría de gestión forestal propia con un OC que observa el proceso para garantizar el cumplimiento de la norma de gestión forestal específica y las directrices de auditoría del sistema de certificación. Y aunque todas las entidades certificadoras pueden cometer errores, los departamentos internos de control de calidad revisan todas las auditorías y los organismos de acreditación señalan a las entidades certificadoras cualquier discrepancia o problema que encuentren. Esto proporciona un mecanismo de mejora continua y ayuda a salvaguardar la integridad de las certificaciones en el sector de la gestión forestal.

Al igual que muchas otras EC, en SCS todos nuestros auditores no sólo tienen muchos años de formación y experiencia en la industria de los productos forestales y en auditorías sobre el terreno, sino que a menudo tienen conocimientos locales y regionales. Pero si el auditor principal no habla el idioma local o no tiene experiencia regional, traeremos un intérprete o un experto local que entienda el contexto regional y el idioma. Además, aunque recurrir a expertos no es necesariamente un requisito de las normas, solemos hacerlo si tenemos un problema con partes interesadas que aportan mucha información que afecta a la auditoría.

Por ejemplo, la tenencia de la tierra en el África subsahariana, el sudeste asiático y Oceanía suele ser difícil de determinar y puede afectar a la conformidad con los requisitos de una norma. Aunque al principio nos reunamos con jefes o dirigentes tribales y nos digan que "somos propietarios desde este lado del río hasta aquella roca", esto puede generar conflictos entre las tribus e incluso dentro de los grupos tribales. Si recibimos muchos comentarios sobre problemas de tenencia de la tierra, podríamos traer a un experto que conozca estos acuerdos tribales y cómo determinan quién es dueño de qué y quién tiene acceso a recursos específicos.

También es habitual recurrir a expertos en los países en los que la tierra es de propiedad, pero la gente puede, por ley o por derecho consuetudinario, abrevar su ganado en un arroyo de esa tierra. Dependiendo de la situación y de la región, los OC traerán a hidrólogos forestales para cuestiones relacionadas con las cuencas hidrográficas, o a sociólogos, antropólogos, economistas u otros expertos que puedan aportar claridad a las cuestiones socioeconómicas. Así pues, aunque los OC y los auditores tienen su propia experiencia, de vez en cuando recurrimos a otros expertos para garantizar la integridad del proceso de certificación.

Comprender el papel de las partes interesadas

A veces, se intenta enfrentar a los OC con las partes interesadas externas. Aunque a veces puede haber desacuerdos, éstos tienden a ser la excepción más que la regla, ya que la colaboración de las partes interesadas está integrada en las normas de gestión forestal. En general, la participación de las partes interesadas está abierta al público en general, pero suele recaer en grupos de interesados bien organizados, como las ONG centradas en cuestiones de conservación y preservación de los bosques. Además, hay organizaciones de trabajadores forestales, como los sindicatos, las asociaciones de leñadores y las asociaciones de trabajadores forestales que abogan como parte del proceso de certificación. 

Las partes interesadas suelen organizarse en tres grupos diferentes -intereses económicos, intereses sociales e intereses medioambientales-, todos ellos con subgrupos. En algunas normas, como la del FSC, todos ellos se ponderan como igualmente valiosos. Un reto como auditor es que podemos encontrar un problema que se presenta como un problema medioambiental, pero al entrevistar a las partes interesadas locales u observar los daños, descubrimos que la causa fundamental es social. Por ejemplo, si la gente necesita un lugar para abrevar su ganado, pero sólo hay una fuente de agua, esa es una razón socioeconómica para esa degradación medioambiental que no se resolverá necesariamente con la simple reparación del arroyo. La organización que se certifique tendrá que abordar el problema social subyacente para una solución a largo plazo como parte de la conformidad con la norma. Estos son los tipos de cosas que surgen a través del compromiso con las partes interesadas. También es un buen ejemplo de cómo se pueden utilizar múltiples formas de pruebas para evaluar la conformidad; en este caso, el equipo de auditoría utilizaría pruebas de la observación sobre el terreno y la consulta a las partes interesadas.

Se anima a las partes interesadas a hacer comentarios a lo largo de todo el proceso de auditoría. La certificación FSC suele tener algunas vías más para la participación de las partes interesadas y, con el tiempo, PEFC y SFI han ido incorporando más oportunidades para los comentarios de las partes interesadas. Para facilitar la participación, se envían notificaciones a las partes interesadas antes del inicio de todos los trabajos de auditoría de certificación y recertificación. Cualquiera puede aportar un comentario en cualquier momento del proceso de auditoría/certificación. Muchas veces, los auditores se encuentran con las partes interesadas sobre el terreno, o la organización que busca la certificación mantiene conversaciones con las partes interesadas y luego transmite la información al auditor para que se comprometa más. Los comentarios y cuestiones que se señalan a los auditores durante la auditoría pueden dar lugar a que la EC realice una investigación especial.

Resolución de conflictos y mediación

Como auditores, los OC no son mediadores, y ese es un punto clave de confusión. Nuestra función no es resolver los conflictos entre las organizaciones que buscan la certificación y las partes interesadas. Nuestra función es más bien centrarnos y aclarar lo que está escrito en la norma y los resultados de la auditoría en lo que se refiere a esa norma. La comunicación suele fracasar cuando una o ambas partes lanzan falacias lógicas, como argumentos ad hominem y de pendiente resbaladiza, o conjeturas: si ocurre x, entonces ocurrirá y. El reto para el auditor es mantener a todo el mundo centrado en las pruebas objetivas y aplicarlas a la norma de certificación. Esto se vuelve difícil cuando las partes interesadas u otros dirigen sus ataques a los auditores, a la EC o al proceso de auditoría, en lugar de centrarse en los problemas. La organización y las partes interesadas deben resolver sus diferencias. Es cierto que esto puede ser un reto, pero como auditores nos limitamos a evaluar las pruebas aportadas.

Mantener todo en orden

A veces, un OC se presenta con información descaradamente falsa. Como medio de control y equilibrio, cualquier comentario de las partes interesadas que recibimos debe ser verificado con al menos otra fuente independiente. Este nivel de comprobación de los hechos es similar al rigor periodístico. Investigamos diversas fuentes, como contratos, licencias, pruebas de campo y otras, para validar o refutar los comentarios antes de emitir un certificado o, en su defecto, una "no conformidad" (es decir, la determinación de que no se ha cumplido un requisito específico).

Nota final

Por último, cabe señalar, y es algo irónico, que las mismas organizaciones que se someten a una evaluación voluntaria por parte de terceros para cumplir con las normas líderes del sector son las que a menudo son objeto de críticas, mientras que otras organizaciones que evitan deliberadamente el escrutinio independiente y continúan con la flagrante deforestación y otras prácticas forestales irresponsables pueden escapar a las críticas. Para obtener más información sobre este tema, considere la lectura de "Matar al ganso", del vicepresidente ejecutivo emérito de SCS, Robert Hrubes. 

Kyle Meister es Auditor Senior de Gestión Forestal y Cadena de Custodia de Productos Forestales en SCS Global Services

Kyle Meister

Autor

Kyle Meister | Auditor Senior - NR 502 Cadena de Custodia
SCS Global Services
Para obtener más información, póngase en contacto con Kyle Meister o llame al 423.557.8193.