Reimaginando los residuos cero: Cinco nuevas formas de reconocer su éxito en la desviación de residuos

Cero residuos

Es difícil de creer, pero el término "residuo cero" existe desde hace más de 40 años. Lo utilizó por primera vez un químico, Paul Palmer, que observó la abundancia de productos químicos limpios que desechaban las empresas de alta tecnología en una zona del norte de California que se estaba desarrollando y que todos conocemos como Silicon Valley. Vio la necesidad de identificar nuevos usos para los productos químicos y nació un nuevo concepto de residuo cero.

Si avanzamos hasta hoy, no podemos escapar de la catástrofe mundial de los residuos que han florecido... en nuestros océanos, en nuestros vertederos y en todas partes, ya que se desechan millones de toneladas de basura a diario. En todo el mundo se generan 1.300 millones de toneladas de residuos en los vertederos cada año, por no hablar de los 5,25 billones de piezas de plástico que acaban en nuestros océanos. Los estadounidenses se encuentran entre los peores en cuanto a generación de residuos, ya que el estadounidense medio es responsable de 4,4 libras de basura al día, lo que supone un total de unas 728.000 toneladas de basura diarias, y eso sin incluir los residuos industriales. Según la EPA de Estados Unidos, los municipios generaron casi 293 millones de toneladas de residuos sólidos en 2018, y solo 94 millones de toneladas fueron recicladas o compostadas.

Cada vez más, los municipios, las organizaciones como las universidades y las ONG locales ofrecen programas para reducir y desviar los residuos con el objetivo de llegar a los residuos cero. Y a medida que el mundo empresarial ha adoptado el concepto de economía circular, se han puesto a disposición de la comunidad empresarial mundial numerosos programas y certificaciones de residuos cero. Sin embargo, muchos de estos programas han creado obstáculos que han impedido la participación de un gran número de instalaciones.

Con el lanzamiento de nuestro nuevo Programa de Certificación de Cero Residuos, SCS ha hecho posible que más empresas y, en particular, instalaciones individuales dentro de estructuras corporativas más grandes, participen en un programa de cero residuos y sean reconocidas por la desviación, reutilización y reciclaje de residuos que ya están haciendo.

He aquí cinco formas en las que este nuevo programa ayuda a las empresas a demostrar y certificar sus logros en materia de residuos y a comparar sus objetivos corporativos de cero residuos.

  1. Sea reconocido por lo que ha hecho
    Los programas y certificaciones típicos de cero residuos son en blanco y negro, y exigen que una empresa o instalación cumpla un umbral de desviación de residuos del 99% antes de poder obtener la certificación de "cero residuos". El Programa de Certificación de Cero Residuos de SCS cambia un poco las cosas al permitir que se certifique el porcentaje real de desviación alcanzado en cada instalación durante un periodo de doce meses, con la afirmación específica reflejada en el certificado. Las instalaciones individuales pueden ser reconocidas bajo la norma demostrando una desviación del 50% de los residuos o más. Las instalaciones que logran una desviación del 99% son certificadas como "Cero Residuos".
  2. Solución rentable para varios centros
    Otro elemento diferenciador clave del Programa de Certificación de Cero Residuos de SCS tiene que ver con la cuestión de las auditorías in situ, que a menudo pueden elevar los costes para las empresas con múltiples centros e instalaciones. El programa cuenta con una disposición especial en la que todos los centros participantes son evaluados en su totalidad, pero sólo se realiza una muestra representativa de los centros para las auditorías in situ cada año con el fin de proporcionar mayores economías de escala.
  3. La desviación deresiduos peligrosos cuenta
    Para las empresas que generan residuos peligrosos, el Programa de Certificación de Cero Residuos del SCS permite que una desviación de residuos peligrosos cuente para la desviación total de residuos, siempre que se pueda demostrar que estos residuos se han evitado con el rediseño, la reutilización o la reutilización de forma segura. Para cumplir la norma SCS, la instalación debe demostrar que todo el material peligroso que no se ha reutilizado o reaprovechado se ha eliminado de acuerdo con los requisitos legales de la región en la que opera.
  4. Se incluye la conversión de residuos en energía
    La norma SCS también reconoce los logros en materia de conversión de residuos en energía, siempre y cuando una instalación no desvíe más del 25% de sus residuos a la producción de energía a partir de residuos. Otros programas de cero residuos excluyen específicamente la conversión de residuos en energía como metodología viable de desviación de residuos. La inclusión de la conversión de residuos en energía es beneficiosa porque algunas empresas pueden operar en una región donde sus residuos no son fáciles de reciclar, compostar o reutilizar. Para utilizar la conversión de residuos en energía como método de desviación para más del 25% del flujo total de residuos, la empresa debe demostrar que no hay instalaciones que puedan reciclar, compostar o reutilizar el material a una distancia razonable.
  5. Evaluación comparativa del éxito instalación por instalación
    Dado que la certificación SCS se lleva a cabo a nivel de las instalaciones, y cada una de ellas es auditada y evaluada como una entidad propia, las empresas pueden incluir los resultados de esa instalación específica en sus objetivos generales de sostenibilidad y en sus informes, incluso si otras instalaciones aún no han alcanzado los mismos niveles de desviación de residuos. Este nuevo enfoque anima a las empresas a comparar las mejores prácticas en una instalación año tras año y a ampliar esas prácticas a toda la huella de sus instalaciones corporativas. De este modo, una empresa puede mostrar sus progresos no sólo a nivel de instalación individual, sino también una visión corporativa más completa, año tras año, de cómo están gestionando sus residuos y trabajando para alcanzar sus objetivos de cero residuos.

Es hora de reimaginar los residuos cero a nivel corporativo y abrir la puerta a que más empresas certifiquen y demuestren la desviación de residuos que ya han logrado. El Programa de Certificación de Residuos Cero de SCS permite que las empresas sean reconocidas por el trabajo que ya están haciendo y por la desviación que ya han logrado, en lugar de dejarlas fuera porque no han alcanzado un umbral del 90% o del 99%. Cualquier desvío, reutilización o reducción de residuos es un beneficio neto para el planeta y la sociedad. Ahora las empresas pueden ser reconocidas e inspiradas para hacer aún más de lo que ya están haciendo.

Puede obtener más información sobre el programa aquí.

Vikas Ahuja

Autor

Vikas Ahuja | Vicepresidente de Ventas
SCS Global Services
Para obtener más información, póngase en contacto con Vikas Ahuja, o llame al 510.452.8000.